Home Opinión Weichafe (Kermesse de Despedida, día 1): Entre el regocijo y nostalgia